Policías antinarco se convierten en caza migrantes

Una nueva designación de policías a la frontera de Chihuahua hecha por la gobernadora Maru Campos, ha sido criticada fuertemente por descuidar la inseguridad del estado.

0
468

Sigue creciendo la inconformidad de la tropa de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal ante su inminente concentración en Juárez, donde quedará establecido el cuartel general de la corporación.

A partir de junio los policías estatales deberán trasladarse con todo y sus chivas a la frontera, de donde serán asignados a las diferentes plazas en un programa rotativo, según la información que llega a Mirone.

Los inconformes saben que este cambio de residencia temporal implica doble gasto para sus bolsillos, porque primero tienen que cumplir en sus hogares en la capital del estado.

Los de mayor antigüedad, que vivieron la experiencia en la CIPOL de Raúl Grajeda (qepd), saben lo que implica estar acuartelados en la frontera y tener que trasladarse a visitar a sus familias cada semana a la ciudad de Chihuahua y luego regresar a la base.

Saben que los sueldos no les alcanzan para los gastos menores que deben cubrir, como alimentación y limpieza de su ropa, principalmente, porque estos servicios no se los proporciona la Secretaría.

La orden que han recibido de sus mandos ha sido en el sentido de que todo aquel elemento que no atienda la instrucción causará baja inmediata, lo cual también ha hecho ruido en el personal uniformado.

El estado de fuerza actual de la policía estatal es de 800 elementos, más los 150 que se capacitan para formar parte de los nuevos grupos especiales de Detectives y SWAT, que dependerán de la “subsecretaría de Estado Mayor”. Asústame panteón.

La concentración de todos los elementos en Juárez obedece al compromiso que hizo la gobernadora Maru Campos, en el sentido de trasladar a la frontera la sede de la policía estatal y construir una torrecita mágica, como si esto, cual conjuro definitivo, fuera a terminar con la violencia de los grupos criminales que mandan en la región.

Aunque la inconformidad se ha expresado públicamente en las redes sociales, en las filas de la corporación ya hablan de protestas y manifestaciones públicas hasta ser escuchados.